Confesiones a un cuarto de luna (V)

Le quería tanto que habiendo pasados dos meses y muchas horas de mirarnos a los ojos sin confesar nada, sentí que no podía sentir más. Nos llorábamos a veces, pero nunca sentimos mariposas. La luna brillaba y a nosotros nos daba igual, a mí no me molestaba que él brillara por otra ni que sus manos nunca llegaran a acariciar mis mejillas. 
Siempre pensé que él lo sabía, y él sabía que yo también. Nos tratábamos como dos desconocidos en la barra de un bar, que se sienten irracionalmente atraídos el uno hacia el otro pero nunca llegan a intercambiar números de teléfonos. Sólo que no nos necesitábamos.
Jamás le recriminé nada. Ni él a mí. Nuestra relación se basaba en un no te necesito sin respuesta. Palabras que no solían pero que en su momento sí se sentían.

Qué pasaría si cojo la puerta y me voy, y no vuelvo. 
Quise decirle que no era capaz, que echaría de menos mis cafés recién hechos, y mis sábanas arrugadas por las noches. Quise confesarle lo mucho que adoraba pasar mis dedos por su pelo y lo obsesionada que estaba por sus labios, y su casi inexistente barba que aclamaba sólo afeitarse los domingos. Quise confesar. 
Antes de irte, yo ya habría desaparecido.

Y esa es la verdad. Los dos queríamos el teléfono del otro pero no lo aceptamos.
Recurrimos a las citas de emergencia y a las noches en vela en nuestros últimos días. Ambos nos sentíamos egoístas por no compartir lo que no pudimos sentir. No nos permitimos ese lujo, ya que aparentábamos ser vagabundos en una ciudad en la que tales personas no existían. Recorrimos cada rincón de esa ciudad, y nos descubrimos el uno al otro. Y repito, nunca lo confesamos.

A un cuarto de luna, yo confieso todo lo que nunca me dejé sentir. Porque es mejor prevenir que curar, y por todas las idioteces que se dicen hoy en día. 
Si no sufres, si no arriesgas, no sólo no ganarás; tampoco sentirás.
(Y qué es peor que eso)

3 comentarios:

  1. A mi Luz siempre me dice que tenemos que hacer lo que queramos en cada momento, lo que de verdad queramos, porque va a doler de todas formas.
    Es precioso. Mucho. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Luz tiene razón. Siempre y cuando seamos conscientes de lo que hacemos. ¡Muchas gracias!

      Eliminar
  2. !Hola, muy buenas!
    Para tu sopresa, no voy a alagarte ni a dejarte la publicidad de mi blog -bueno, a alagarte sí, en cierta manera-
    Yo y una compañera bloggera estamos reuniendo gente interesante -en cuanto a lo referido a su blog- para realizar determinadas actividades para potenciar los blogs -y de paso la lectura- con determinadas actividades que además de dar una mejor impresión al blog y a la comunidad de bloggers, podemos conseguir muy buenas amistades entre personas que -por lógica- tenemos que ser afines -aunque sea un poquito-
    No he encontrado cómo ponerme en contacto contigo de forma privada, por lo que aquí te dejo mi correo electrónico: uripurinuri@hotmail.com y si estás interesada solo tienes que mandarme un correo comunicármelo y yo te terminaré de explicar en qué consiste esta locura, ¿interesada?
    Besos y sigue escribiendo :)

    ResponderEliminar