Entre olas, de nuevo (VII)

He vuelto de entre los recovecos más oscuros y profundos del mar, para intentar seguir transmitiendo (si es que alguna vez lo he conseguido): seguir transmitiendo en general, y seguir transmitiendo esta pequeña historia que empecé, y que sin principio ni fin ha conseguido animarme a volver a escribir un poco por aquí.
Me gustaría desear suerte a todos aquellos a los que se nos presentan nuevos horizontes, y nuevas mentalidades que asimilar.
Los cambios siempre han sido mi extraña debilidad.

Aquí os dejo, espero que lo sintáis tanto como yo, por simple que parezca.

http://instagram.com/perlillademar

La encontré. Fue un poco extraño, después de tanto tiempo, y difícil.

Me sentí un tanto traicionada, como si después de todo lo que compartimos ni si quiera se hubiera molestado en fijarse en mí, cuando yo siempre había estado allí para ella. Lamentablemente me dio mucha rabia admitir que no tenía razón: en ningún momento nos comprometimos a un quid pro quo y y no podía reprocharle nada. 
Las reglas no escritas.
Esas malditas reglas que me impedían cogerla del brazo y preguntarle qué pretendía con todos sus dramas. Sus "preguntas magistrales" sobre la vida y la sociedad y sus malditas manías en cada esquina, persiguiéndola a todos lados.

Seguía tan distraída, tan evadida, como siempre. Caminaba como si el mar reprodujese música y ella tuviera que seguir su ritmo, sin caerse, por supuesto. Seguía tan descuidada por dentro, delicadamente observando todo aquello que ella nunca sería capaz de conseguir, o eso creía ella. Y, por supuesto, observada igual de delicadamente cada poro en la capa de arena, cada línea de espuma, cada huella. 

Nos vimos interrumpidas, y no de repente, por un montón de personas. Olvidé mencionarlo, era temporada alta de olas y se acumulaban tablas y personas encima de ellas, persiguiendo sueños que se rompen al instante. Para variar, ella sonreía mientras les miraba. ¿Acaso le hacía feliz? Siempre había querido subirse a una de esas tablas y acababa abandonada en la orilla. En cambio ellos daban volteretas, giros y fruncían el ceño concentrados en mantener el equilibro y sabiendo que caerían tarde o temprano. Ella se reía cuando caían y les deseaba suerte murmurando entre su pelo revuelto y sin peinar con la excusa del viento.
Me acuerdo de ver a unos chicos salir y reírse con ella de un amigo que no conseguía coger ni una ola. Coger una ola, ¿qué expresión es esa? Yo jamás lo intentaría pero ella sería capaz de pensar en una manera metafórica de cogerla. Los tres se reían sin mirarse, sintiéndose especiales por disfrutar de ese instante y sin saber que se escaparía antes de que pudieran pensarlo.

Finalmente, ella se fue.
Volví a enfurecerme al saber que ni siquiera había pensado en mí. Salió de aquel sitio y en lo único que pensó fue en el chico de la sudadera. ¿Cuál? Ni tengo intención de descubrirlo, ni creo que fuese bueno para ella que lo descubrieseis. Quizás otro día, quizás no.

Hay personas a las que les gusta disfrutar, aún siendo infelices, gracias la felicidad de otros y nunca se dan cuenta de sí mismos. Muchas veces no podemos coger lo que queremos, y cuando por fin lo cogemos, se nos escapa, o el momento nos parece tan efímero que ni siquiera nos damos cuenta de que llegamos a tenerlo. El mar día a día me enseña cada una de estas reflexiones.

Lo único que de verdad espero que saquéis en conclusión de tanta agua salada y tan poco escozor, es que las heridas escuecen cuando se curan y las pequeñas siempre escuecen más

A mí ella me escoció demasiado, pero vuelvo a repetirlo, no podía reprocharle nada
Y ella: siempre reflexiva, nunca recíproca.

6 comentarios:

  1. Curioso lo simple que puede parecer una escena tan normal como unas risas entre amigos y todo lo bonito que gente como tú puede describir sobre ellas.
    Cómo te entiendo en cuanto a lo de ella, reflexiva pero no recíproca.
    Olvida a los que te olvidan y a toda hostia (o vela, que a ti seguro que te gusta más) con los cambios.

    Un besazo,

    Lutz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado el detalle de a toda vela, jajajajajaja.
      Muchísimas gracias por pasarte, Lutz, me ha hecho ilusión. Gracias :')

      Eliminar
  2. Muy buena entrada, me ha gustado lo de las reglas no escritas. Parece que podemos controlarlo todo, que tenemos todo a nuestro alcance, pero esas malditas reglas están ahí aunque nadie haya hablado de ellas.
    Me encanta el mar, y me encantan las reflexiones que haces de la mano de él.
    Un blog genial, te sigo sin dudarlo. Un besito grande :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por pasarte, jo. Me alegro que no se te hagan pesadas mis entradas "acuáticas", por así llamarlas.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Reglas no escritas: Melville en Moby Dick las llamaba invisibles tiranías innombrables. Hay muchas más de lo que se puede pensar. De hecho, hay tantas que a veces nos amordazan, nos atoran. Las olas... conozco esa enfermedad, la he padecido siempre (desde hace ya tanto tiempo...).
    Me gusta todo esto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si conoces la enfermedad, sabrás que no hay medicamento alguno.. Y que tampoco es que sea necesario, llegados a este punto después de tanto tiempo, ¿qué haríamos sin las olas?
      Muchísimas gracias :')

      Eliminar