Catacumbas

Siento haber estado tanto tiempo ausente.
Saliéndome de mi línea, quizás esto no suene alentador.
Describe a la perfección en qué situación me encuentro.
Si estáis como yo: suerte, y mucho ánimo.


Sonaban como catacumbas, aunque nunca nadie hubiera oída una.

Le hacían retorcerse, como cuando te enamoras, y sentir ese cosquilleo en los labios que hacen que te los muerdas. Se quedaba sin luz pero seguía soñando despierta. Poco a poco la multitud disminuía al igual que la luz del sol. Ella seguía murmurando palabras cual sonámbula. Todavía no se reían las estrellas y las olas aún no se habían camuflado con el cielo. Se mareaba de vez en cuando y recordaba el vaivén de los mástiles al ritmo del viento. Las bombillas comenzaban a encenderse pero ella seguía sin ideas.

Le costaba más y más mantener los ojos cerrados y el corazón abierto. Sentía ganas de gritar y olvidar a aquellas personas que pudieran oírla.

La claridad desapareció.
Y volvió a ver aquellas rejas.
Tan cínicas como siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario