nuestro último verano

i can still recall our last summer
i still see it all
plantas, aire
Recuerdo este verano como uno de los más reveladores; éste y aquel verano en el que me encerraba en mi habitación, encendía un par de velas y me ponía alguna de mis películas como después del atardecer, sin haber visto su predecesora, o while we were there, que me partió el corazón.

Este verano el cielo ha estado mucho más nublado (lo cual tampoco es tanto). Aún así he podido ver la luna salir del mar y despedir el sol entre violetas y cerezas.

Realmente ha sido muy productivo. He conocido muchos sitios, he descubierto muchas personas y algunos de sus miedos; también me he reencontrado con muchos de los míos.. 

Aunque parezca increíble, nos vamos a la capital y me queda mucho por delante.
¡¡Me queda tanto por delante!! Y bueno, miedo tenemos todos: los introvertidos sobretodo.

Volviendo al verano: ha sido magnífico.
Tanto junio como un poquito de agosto han hecho que todo aquel que me conoce me diga o que se me ha ido totalmente la olla o que estoy revolucionada; y quizás los dos.
He sentido muchos "no" los últimos meses y por fin quería algún "¡sí!"

living for the day,
worries far away

Italia me ha tratado como creía que no lo haría.
Tanto las risas, los llantos como las carreras, la tensión y la liberación han sido cruciales, y jamás hubiese pensado que después de una noche sin dormir una se sintiese tan despierta.

La playa ha sido escasa pero intensa y no he subestimado el poco tiempo que he podido compartir con varias de ellas. Sin embargo, la ausencia de aire me ha ahogado hasta llegar al final de la estación estival que mayor importancia ha tenido hasta el momento y que tan poco he sabido desaprovechar.

Algún que otro amanecer después, escribo desde la inconsciencia de lo que pudieron significar esos días y esas muchas noches. A pesar de todo, sigo creyendo en la magia, aunque la voz de Chris no la acompañe.

our last summer, we could laugh and play

No hay comentarios:

Publicar un comentario